Entrevista de trabajo, errores comunes

Errores en una entrevista que crees que te harán perder el puesto

Toda entrevista de trabajo supone un estado de nerviosismo antes, durante y después del momento. Te preparas antes imaginando las posibles preguntas que te harán, crees que lo harás perfectamente bien y al final lo más seguro es que en algo te equivoques.
Llega el día de la cita y el corazón casi se te sale del pecho. No importa lo preparado que estés, los nervios siempre van a estar presentes. Peor aún, pueden jugar en tu contra y hacerte cometer algunos errores que tal vez te hagan perder la oportunidad de obtener el empleo.
No obstante, existen errores, que aunque creas que son el fin del mundo, no son relevantes para el éxito o el fracaso de la entrevista. Para darte una idea de esos errores, hemos preparado para ti la siguiente lista que te ayudará a evitar un mal rato la próxima vez que falles. ¡Presta mucha atención!

Salas para entrevistas de trabajo

Errores comunes en una entrevista de trabajo

1. Te llamaron en un momento inoportuno y no sabes qué hacer

Los días y las horas son impredecibles al momento de planificar una cita de trabajo. Puede ser que cuando te llamen no hayas escuchado tu teléfono, hayas estado en el médico o en alguna conferencia importante.
Sea cual sea el momento, sé honesto, di que estás ocupado pero muestra interés en la entrevista de trabajo. Incluso puedes decir que luego regresarás la llamada. Aunque no suene muy bien, no es un error que te costará el trabajo. Además, ellos entenderán.

2. Llegarás tarde por un imprevisto de último momento

Hay situaciones que no se pueden predecir. Por más que salgas con anticipación hacia la entrevista de trabajo puede ocurrir algo que te haga llegar tarde. Tal vez ocurra un accidente de tránsito y quedes atrapado en el tráfico, o tu automóvil se averíe en medio de la calle.
Si esto ocurre, lo más acertado es que llames de inmediato al reclutador y le expliques lo sucedido. Bien sea para que te espere o para que se reprograme la cita.

3. Te vestiste de manera informal

Lo ideal es que antes de entrevistarte evalúes el sector de la empresa y qué tan tradicional es. Así sabrás qué estilo de ropa usar. Si por el contrario, no tomas en cuenta esto y llegas con una ropa informal, no te descartarán por eso. Al final lo que importa es tu preparación.
No obstante, cada vez que tengas una entrevista, asegúrate de vestir formal, arreglarte el cabello, tener las uñas limpias o afeitarte la barba. Lo importante es que te veas presentable y que causes una buena impresión a primera vista.

4. No supiste qué decir

Los nervios y la ansiedad pueden bloquearnos por completo. Tal vez surja un silencio de algunos segundos y no se te ocurra nada que decir. O te dicen algo y aunque quieras hablar, tus cuerdas vocales no emiten ningún tipo de sonido.
No te sientas como un fracasado si esto ocurre, es algo normal y el reclutador lo entiende. Lo que puedes hacer para estos posibles casos, es preparar previamente algún tema para romper el hielo y crear una atmósfera de más confianza en la entrevista.

5. Te aprendiste las preguntas de memoria

Una ventaja para una entrevista exitosa es preparar con anterioridad algunas preguntas para tu reclutador. Sin embargo, el error está en demostrar que te las memorizaste tal cual robot, lo que puede causar que el reclutador te haga preguntas muy elaboradas para ponerte a prueba.
Claro está que esto tampoco te hará perder el trabajo. ¡Sólo sé más espontáneo!

6. No entendiste alguna pregunta

Es normal que no entiendas alguna pregunta por los nervios del momento. Así que no tengas miedo y pídele a tu reclutador amablemente que repita la pregunta porque no la entendiste bien. No será problema para la entrevista.
Lo que sí debes evitar es seguir la corriente, o de lo contrario estropearás todo.

7. Hablar de lo que no sabes hacer

Existen personas que tratan de mostrarse perfectos en las entrevistas, y por nada del mundo hablan de sus debilidades reales. Suelen decir “soy dedicado”, “puedo trabajar más de 8 horas sin cansarme” o “puedo hacer cualquier cosa”.
No caigas en esto, sé honesto y habla sobre las cosas que no sabes hacer pero haz hincapié en tus ganas de aprender y mejorar.
Estos errores son bastante comunes en una entrevista de trabajo, así que si los cometes no te eches a morir pensando que te descartarán. ¡Respira y relájate!

Deja un comentario